Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 07-07-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

4208. Sigues con tu nacionalismo centralista, carca, español.  Y eso, es de fachas de derechas. Pues, sin libertad de los oprimidos, no hay nada de humanismo, de compasión, de amor, nada de socialismo, nada de democracia. Nada de pacifismo, no violencia. 

 

4209. ‘De dónde surgen nuestros gustos?’

De nuestra programación, condicionamiento.  

 

4210. ¿Has probado vivir sin ser competitivo, no un poco, sino nada competitivo? Eso sería tanto, para sobrevivir, como si fueras un inválido completo; que necesitas que los otros, te den lo necesario para poder sobrevivir.

Pero, como no lo eres, has de luchar, bregar, para poder comer, dormir, tener una casa para descansar.  

 

4211. La naturaleza no excluye a nadie. Pero, la psicología, la programación, el condicionamiento, eso es cosa de los humanos. Por eso, decimos: 'éste es malo, éste es bueno'.

También decimos eso me da miedo. Me gusta repetir el placer, perseguirlo. Somos como los animales, pero no lo somos: pues ellos no se suicidan. 

 

4212. Para que haya tranquilidad, ha de haber silencio interno. Y para ello, es preciso que la mente no esté asustada por lo que hicimos en el pasado, o por lo que tengamos que hacer en el futuro.

Si somos crueles, corruptos, deshonestos ladrones, ¿puede haber tranquilidad, silencio, quietud en lo interno? Si somos indiferentes a lo que sucede en el mundo, indiferentes a lo pobreza, al hambre, a la bestialidad de los maltratos tanto físicos como psíquicos -practicando bullying-. ¿No será eso lo causa de nuestra ansiedad, estrés, el desorden en que vivimos? 

El miedo, es una reacción imaginaria o no de algo que nos genera toda clase de actividades, o nos aplasta, nos deprime. ¿Podemos vivir con la atención profunda, total, con lo que estamos haciendo, observando, de manera que el ‘yo’ no pueda operar, cese en su actividad?

 

4213. ¿Dónde hay esfuerzo, puede haber amor? No digamos que sí, ni digamos que no. Pues, si decimos que sí, eso no es. Pero, si decimos que no, eso no es.

Ya que el esfuerzo, deseo, para quitar el esfuerzo, ¿no sigue siendo el mismo esfuerzo, aunque sea rebajado, refinado?

El amor, es el estado de inocencia, pureza, virtud, donde el ego, y sus infinitos proyectos, planes, deseos, no existen.

No existen, pero sí existen, ya que el cuerpo se ha de salvaguardar. Lo que no existe es el ‘yo’, que quiere manejar a la realidad, lo que es, como si fuera una herramienta para conseguir sus deseos, funcionar.

Y el deseo del ‘yo’, siempre es divisivo, pues él quiere imponer su orden, que está más allá de él.

Es como si una ola del océano, quisiera hacer a todas las olas exactamente iguales.  

 

4214. La dinámica de la naturaleza, es destrucción y construcción. Todo lo que existe, está sometido al nacimiento y la muerte, desaparición, aniquilación.

El misterio está, en la duración de ese proceso. Pues, aunque la naturaleza tiene su código para actuar, éste no es ‘rígido’. Ya que, en el momento de nacer, puede a la vez morir.

Por eso, todo lo que tiene vida, desaparece, muere, de una manera caprichosa: unos recién nacidos, jóvenes, de mediana edad, viejos, completamente decrépitos. 

 

4215. Los que llegan a nosotros, es por una necesidad, casualidad. Nosotros si podemos, hemos de averiguar qué es lo que quieren. Y, nos daremos cuenta que lo que quieren, es lo mismo que nosotros: satisfacer una necesidad. Ya sea de afecto, de ayuda, ya sea de venganza, de hacernos algún daño. Ya sea por una necesidad, irrefrenable de estar con nosotros.

La vida es relación, donde nos vemos tal cual somos. Donde todos dependemos de todos: unas veces ayudamos, otras veces nos tienen que ayudar. 

 

4216. ¿La vida no es competencia, competitividad? Miremos a la naturaleza y veremos que todo 'combate' para germinar, crecer, desarrollarse en su plenitud.

Los seres humanos, también formamos parte de la naturaleza. Pero, tenemos la oportunidad, de ir más allá de ese esfuerzo, de esa competitividad, de ese deseo de ganar, de triunfar, de vencer, de derrotar.

Porque, eso queramos o no, forma parte de la vida. Y hemos de vivir con ello, bregar con ello. Hemos de descubrir, si lo que nos llega es falso o no. Para descartar lo falso, y así lo que quede será lo verdadero.

 

4217. Arsenio, si hablamos asertivamente, ¿no estaremos en lo falso? La realidad y la verdad, para la mayoría es subjetiva, es el condicionamiento, la programación.

Por eso, cada vez que mencionamos la realidad, la verdad, hemos de añadir: 'según mi opinión, según yo lo veo’. Ya que los otros, pueden no compartir nuestra opinión.

Por eso, si obligamos, si nos esforzamos, si nos hacemos brutales defendiendo algo, estamos en conflicto, en división. ¿Puede estar la realidad, la verdad, si estamos divididos, fragmentados, en conflicto?