Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 06-12-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

6920. Pero, Pablo, si vemos que no podemos volar -todos lo sabemos-, ¿por qué hablar de ello? ¿Por qué preguntarlo? Los hechos ni se preguntan ni se comentan, ellos nacen y mueren a cada instante. Y nuestras mentes no pueden hacer nada ante tanta rapidez.

 

6921. 'Todos sabemos que no podemos volar'. Pero puede haber alguien, que diga que participa de un grupo que dicen que algunos pueden volar, andar sobre las aguas, sobre el fuego, etc. Entonces, puede que sea cierto, pero puede que sea una broma, una falsedad. Nadie lo puede saber, si no es que el que lo dice, dice que es una broma.

Volvamos otra vez: "La imposibilidad de demostrar la inexistencia de algo es la prueba de su inexistencia". Todo el secreto está en que: todo se puede afirmar como negar infinitamente. Por otra parte, no podemos hablar de lo inexistente. Nosotros sólo podemos hablar de lo conocido, lo no conocido, lo desconocido no se sabe lo que es.

 

6922. No hace falta comprender a los demás para saber quiénes son y porqué hacen lo que hacen, o han hecho. Solamente nos hemos de conocer a nosotros mismos y nos daremos cuenta que todos somos iguales en lo psicológico. De manera que, si nos llegan las mismas circunstancias, los mismos retos, haríamos lo mismo por macabro que sea lo que se ha hecho. Ya sean en las guerras, las revoluciones violentas, las mafias del narcotráfico u otras. O cualquier perturbado o enfermo mental.  

 

6923. Cuando el ego no es. Es el estado de máxima libertad. Y por eso, es el estado más sorprendente, 'peligroso'. Porque actuamos sin miedo alguno a lo que vamos a hacer. Los violadores, que no se pueden contener, cuando es tanta la energía que tienen que el ego no está, entonces aparece la bestia sin freno.

Aunque luego, después vienen los lloros, la amargura. Ese es nuestro destino, que actúa sin que nosotros podamos hacer nada, cuando el ego, el 'yo', no está, no opera, no es. Igual se podría hacer un robo en una casa, si uno fuera drogado, porque el ‘yo’ tampoco está.

 

6924. Las personas no tenemos opción ante la naturaleza, ni ante las consecuencias de lo que nos obliga la vida. Hace doscientos mil años, los seres humanos ya buscaban la tibieza, lo fácil, sobrevivir como fuera. Y todo eso tuvo un precio: tuvieron que inventar la rueda, domesticar a algunos animales, arrancar árboles para sembrar lo que necesitaba para comer, subsistir.

Y ahora, hacemos lo mismo. ¿Qué son todos los inventos, sino seguir buscar lo cómodo, la tibieza, perseguir el placer? Por eso, la existencia siempre tiene un precio que pagan los demás, incluyendo la naturaleza, el mundo.  

 

6925. Lo nuevo es desconcertante. Porque nuevo, es lo desconocido. Y en política pasa lo mismo, cada cambio político es como si se cambiara de lavadora, de coche, de frigorífico, que todos funcionan básicamente de la misma manera. Hay superficialmente, cosas nuevas, que nos molestan, nos fastidian. Pero, que con el tiempo nos acoplamos, hasta que todo vuelve cómo funcionaba antes lo viejo.

Todos los seres humanos, funcionamos básicamente de la misma manera: hacemos lo necesario para sobrevivir. Y por eso, para vivir hacemos cosas que parecen inverosímiles: enfrentarnos, generar conflictos, crueldad, violencia, guerra. Ese es nuestro destino, nuestra programación, condicionamiento.

¿Se puede cambiar este destino, esa manera de vivir, tan indiferente, destructiva, cruel, insensible, asesina? Cada uno lo tiene que investigar, encararse con la realidad, ver qué se puede hacer o no.  

 

6926. ¿Cómo no van a matar animales, si la mayoría son carnívoros? Por tanto, ¿no es preciso matar animales para poder sobrevivir? Pero, ese paradigma del matar, no solamente se hace físicamente contra los animales, también se mata psicológicamente a las personas. Cuando competimos, somos brutales, siempre queremos ganar, triunfar, vencer. Cuando somos nacionalistas, grandes o pequeños, o de un sólo individuo que hace de su ego, de su ‘yo’, su familia, de su grupo, de su clan, un nacionalismo. 

Por cierto, ¿Pitágoras, fue carnívoro, vegetariano o vegano? 

 

6927. Para poder dejar que la vida evolucione naturalmente nuestros acontecimientos, uno tiene que tener la capacidad de estar solo para poder observarse, aquietarse, descansar. Dar tiempo, para que la realidad se manifieste en todo su esplendor. Y para ello, hay que comprender el deseo, entender cómo opera el pensamiento. Que es tiempo, el devenir -que es el esperar algo conocido-, y, por tanto, el pasado. 

 

6928. Eso no es nuevo. Pues nada más bajar de los árboles, ya empezó la tecnología: se tuvo que fabricar un bastón para protegernos, para cazar, fabricamos algo para cortar la carne, etc. Y de ahí, hasta aquí -toda clase de herramientas, ordenador, teléfono móvil, vehículos para desplazarnos por tierra, mar y aire, etc.-. Y ese paradigma, por lo que se ve, va a seguir. 

 

6929. Eso quiere decir que, ojos que no ven corazón que no llora -no siente-. Por eso, los que mandan se cuidan de no divulgar la verdad, la esencia de las cosas. Y actúan falseando la realidad, mintiendo, siendo corruptos, inmorales. Es decir, son lobos revestidos de ovejas.