Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 04-06-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3773. ‘¿Por qué ahora siento más dolor que antes?’.

Tal vez, o porque ese es tu destino. O porque, no te cuidas suficientemente. O porque, nos hacemos viejos. 

Los nacionalismos, son el resultado, la expresión del ‘yo’. Por tanto, todos somos nacionalistas. Si no, nos gusta ese nombre podemos decir: todos somos egoístas, nos tenemos miedo, no somos de fiar.  

 

3774. Todo lo que inventamos, en la raíz está el egoísmo. Ya que, sin un mínimo de egoísmo, no podríamos sobrevivir, vivir. Pues, por no molestar, ni hacer daño a los animales, a los vegetales, no comeríamos.

Y, ese mismo paradigma es el que aplicamos en todo. Para hacer lo que queremos. Aunque el problema llega, cuando nos pasamos, y hacemos lo que creemos necesitar: ¿si necesito un pez para comer, para qué sacrificar a cien? 

 

3775. Librepensador, honesto, verdadero, no corrupto, inmoral. Y como no encontramos a ninguno, es decir, no podemos serlo nosotros, es cuando nos atacan. Pero, ellos en su ignorancia, no se dan cuenta que ellos tampoco lo pueden ser. Son corruptos, inmorales, deshonestos, no verdaderos, como todos sin excepción lo somos.

 

3776. ¿Cómo lo tengo que hacer? Pues, eso que me dices no sé de qué se trata.

De todas maneras, no tengo ningún interés por las opciones que ofreces. Sigo diciéndote que, en este grupo, me limito a escribir algún comentario, sobre lo que creo que es adecuado.

Según lo veo, creo que es más adecuado lo sencillo, lo fácil. Así que, Elisa, decide tú. Porque, no sé lo que es un diálogo conjunto, o privado. 

 

3777. Eso que dices, tal vez, es que ante la presencia de Jiddu Krishnamurti, aunque sea oyéndolo o leyendo, te aquietas: cesa la división, el parloteo de la mente, el conflicto, la ansiedad, el miedo. Y en esa quietud, es cuando aparece la inteligencia.

Pero, eso es momentáneo. Son influencias, que pronto desaparecen. 

 

3778. Esa soledad, es aislamiento -división interna- que nos hace neuróticos. Ya que hace que tengamos miedo al mundo tal y como es, a las personas, al futuro, al pasado, y al presente.

Pero, la soledad como descanso, para reponernos del inmenso ruido, la desenfrenada carrera por ganar, vencer, llenos de vanidad.

Todo fruto del 'yo', que es el artífice de toda esa desdicha.  

 

3779. Y, todo eso, nos demuestra la transcendencia de nuestra manera de vivir; de todos y cada uno de nuestros actos.   

 

3780. Aunque esa dicha y alegría de vivir, donde todo es el gozo de la atención total, absoluta, es montanea, recurrente. Viene como una dación, un regalo, y de la misma manera se va.

¿Qué podemos hacer para que eso sea siempre? Nada. Porque, la vida, estar vivo, es sufrimiento, lucha, conflicto, dolor. Y es con eso, con lo que tenemos de vivir. Sin hacer otro problema añadido, más. Sin huir, sin querer cambiarlo.

 Pues, entonces, todo ese dolor, toda esa desdicha, adquiere sentido, significado. Porque, ello nos cuenta su secreto.

 

3781. En el recuadro de arriba, a la izquierda, de color, con una foto de una mujer oriental, dice: ‘¿Por qué ahora siento más dolor que antes?’.

O, si quieres explícalo, intentando decir en realidad lo que quieres decir.

 

3782. Todo lo que sea producto del pensamiento, ideas, teorías, conceptos, no va a poder describir la realidad. Porque, el pensamiento es el ‘yo’, es una herramienta inadecuada.

La armonía, según tú lo dices es la belleza que hay en la música. Pero, volvemos otra vez, esa belleza que vemos en la armonía de una obra sinfónica, en concierto de rock; en una melodía, que quiere retratar la realidad de las personas, que han sufrido un desengaño, una frustración, un inmenso dolor y un inmenso placer. Todo eso, también es un producto del pensamiento, del ‘yo’.  Porque, todo eso, es como un entierro -el pasado-, está muerto.

Creo que la verdadera armonía sería el ruido del mar, los sonidos del bosque, del campo, o el silencio. Aunque la verdadera, la definitiva armonía, es la que nace y llevamos dentro de nosotros, al igual como la paz. 

Pues, por mucha armonía, belleza, que haya en lo que vemos, oímos, si internamente no hay silencio, pureza, ausencia de corrupción, división. Nosotros no la veremos, ni oiremos, esa belleza y armonía, en absoluto.   

 

3783. Igual da que se viva en un pueblo, en un pequeño país, o en un imperio. Lo que realmente es importante, es cómo se vive donde vivimos. Si hay dictadura, tiranía o no.