Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 03-01-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

32. Desde que llegaron los invasores europeos, hasta que consiguieron los nativos su liberación, el saqueo de las riquezas, y la explotación de los nativos, no paró.  

 

33. ¿Cómo no lo iban a entregar, para evitar la guerra y salvar vidas, evitar el sufrimiento, el dolor? Pues, la tendencia, en esos momentos, ya era el desmantelamiento de la mayoría de las colonias.

Pues, los nativos ya habían perdido el miedo para liberarse del yugo de la explotación y la rapiña. Como así fue en todos los continentes.

Pues, cualquier política, medio de gobernanza, si va contra la libertad, está condenado a desparecer. Y cuanta más resistencia, más matanzas, más horror y locura. Desde que fue i¡¡ Desde que fue i¡¡33

 

34.Como no lo iban a La ley ha sido creada con el visto bueno del que siempre ha mandado: el nacionalismo centralista español. Y si no conviene, según tú, que la cambien. Pues, el que manda tiene todo el poder, la autoridad para hacer lo que más le conviene.

Te pregunto, ¿eso no sucede, una ley que da más valor al voto de uno sobre otro -que los votos de los ciudadanos del campo, cuesten, valgan menos en votos, que los de las grandes urbes, que han de sacar más-, también en España?

La historia, que siempre es el pasado, no sirve para resolver los problemas, los retos del presente.  Todo lo que decimos, creamos como cierto, tanto se puede negar como

 

35. Todo lo que digamos que es lo cierto y verdadero, tanto se puede negar como afirmar infinitamente.

 

36.Tere. Te ha faltado decir: todos los políticos, del mundo, ya sean de izquierda, como de derechas, de centro, someten, espolian, ultrajan y engañan a sus ciudadanos, con sus actitudes políticas y sin usar una sola arma.

 

37. La sanación, llega o no según el capricho de la vida. Hay personas que sanan, con un tratamiento. Pero, hay otras que, tratándose también, no sanan y mueren. Esto es un misterio. El mismo misterio que es la vida.  

 

38. Hace lo que harías tú, y cualquiera que estuviera en el mismo lugar que está él. Todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Pues, al estar condicionados, programados, de la misma manera, estamos obligados a hacer lo mismo.

Todos somo nacionalistas, ya sea de un nacionalismo grande y poderoso, como de un pequeño e insignificante. Y así, en todo lo demás.

Porque, somos egoístas, porque tenemos miedo de perder lo que somos, lo que tenemos. Por eso, es que somos mezquinos, llenos de celos, de ira, de odio de lo que hacen los demás, ya que los vemos como enemigos. 

 

39. El humor, con cierta elegancia, tiene un sentido didáctico. El sarcasmo, que es ironía burla, genera desorden, ofensas, disgustos. Por eso, no nos conviene. 

 

40. Todo lo que no se atiende, se cuida, se ama. Se deteriora, muere. 

 

41. La vida es relación. Por eso, el observar a las personas, es una de las actividades que más nos informa, instruye. Nos genera poder. Felicidad y vida. 

 

42. ‘¿Quieres cambiar tu vida? Cambia tu forma de pensar’. O, cambia tu forma de actuar. Tu acción. ¿A dónde quieres ir a parar? 

 

43. Todos somos artistas. Cuando hacemos lo que nos interesa. Cuando más necesidad tenemos, nos hacemos profundos.

Y eso llega a reclamar una atención total, absoluta. Que se convierte en arte, en amor. 

 

44. El corazón, el sentimiento, la emoción, el espíritu, el alma, todo son inventos para consolarnos. Es una licencia poética.

Cuando algo ha terminado, es porque no hay más, nada queda. Se ha acabado.  

 

45. ¿La realidad se puede transportar por medio del espacio, el tiempo? Por tanto, la belleza del ahora, tampoco se puede transportar a una foto, una imagen, a un cuadro, a una narración, un escrito.

Pero, la magia de la vida, que es la necesidad, hace que sintamos consuelo al ver una foto, ante la frescura de una cumbre nevada. O, ante una película, excelentemente realizada. 

 

46. Hace unos días, llamaron por teléfono. La persona que llamaba, era una monja de clausura de cerca de noventa años. Ella quería hablar con otra persona. Cuando empezamos a hablar, uno la saludó. Y le preguntó: ‘¿Qué tal estaba?’. Ella contestó: ‘Bien. Tengo un montón de años’.

Uno le dijo, ‘¿Ya tienes claro la vida lo que es?’ Y ella contestó: ‘Sí, claro’. Se le contestó: ‘La vida, no la superficial, si no en toda su realidad y crudeza: los terremotos, las inundaciones, las desgracias, las guerras. Todo eso hay que asumirlo, comprenderlo, que también es cosa de dios. La voluntad de dios’.

Ella dijo: ‘Por supuesto, eso es la voluntad de dios’. Se le preguntó: ‘¿Estás segura? ¿Y si echan una bomba en tu convento y cae el techo y aplastan a las monjas, les cortan las piernas?’ Ella dijo, ‘Sí es la voluntad de dios y hay que aceptarlo’. Pero, ella pronto dijo: ‘Venga que quiero hablar con María, que se hace tarde, que tengo que ir al coro’.

Cuando ya se estaba a punto de dar el teléfono para que hablara con su pariente-amiga, se le dijo: ‘Empujar, volverse indiferente, querer cortar el habla, cuando estamos diciendo algo interesante, es no aceptar la voluntad de dios’. Ella, la monja, se vio comprometida, sin saber qué decir.