Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 03-01-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

23. Hay un pecado original: invadir Sur América, explotarla, con racismo y su crueldad. Y los que invaden, tienen mal futuro. Todas las grandes colonias, se liberaron del yugo de los ladrones invasores. Después de matanzas, sufrimientos, dolor, guerra.

Pues, decían los invasores, que la libertad era ilegal, era anticonstitucional, no estaba dentro del marco de la legalidad. Creyendo que así vencerían, a la necesidad de libertad. Lo más sagrado. Ya que la libertad es amor.

Cuando sabían que, por la fuerza de los hechos, tenían que perder y dejarlos libres. 

 

24. ¿Descerebrados por votar libremente lo que uno quiere? ¿Das más importancia a las personas de las grandes ciudades, que a las de los pueblos? ¿Esto no es racismo, fascismo?

La legalidad, está en el Parlamento, que es el que aprueba al presidente del gobierno. Donde se generan las leyes. Y el que manda en el Parlamento, es el que tiene la mitad más uno de los votos de los parlamentarios.

Vuelvo a repetirte, no te inventes otra realidad, que sólo existe en tu cabeza, imaginación, porque te puede llevar a la ruina. 

¿Cuándo empiezas a decir, que el embrión de algo, empieza en tal momento? Por ejemplo, el embrión de la tierra, ¿cuándo comenzó, lo podemos saber? ¿Sería cuando se generó la tierra a partir de diversos fragmentos de otros planetas, asteroides, etc.? ¿O antes, cuando empezaron a explotar otros planetas, que entraron en ‘crisis’ -destrucción-?  Estamos hablando de miles de millones de años.

En los animales y las personas, sí que lo sabemos, en parte: cuando un espermatozoide se inserta con un óvulo. Aunque, podríamos empezar más atrás: cuando se conocen las parejas, cuando los padres dan vida a los progenitores. Y así, hasta el infinito.

 

25. Parece ser que nos gusta la basura. Pues, actuamos como los buitres, cuando ven carroña. ¿Por qué es que hemos consentido que los chismes, lo truculento, lo feo, lo que nunca podremos saber cómo ocurrieron los acontecimientos, entren en nuestras casas, en nuestra intimidad?

Indudablemente, es porque muchos ven esas noticias, les gusta verlas, como si fuera un pequeño culebrón, chabacano. Y porque, esas noticias, que nos conmocionan, nos hacen salir de la cotidianidad y nos llevan a lo desconocido, a vernos lo poca cosa que somos, lo vulnerables.

Por lo que todo, se convierte en un espectáculo, que nos genera dicha y dolor a la vez. Pues, cuando descubrimos que nadie nos puede defender de alguien que nos quiere hacer daño, nos excitamos porque nos enfrentamos a una situación desconocida, nueva. Sin saber qué hacer.

Aunque ese miedo que se apodera, sin quererlo, nos hace momentáneamente mejores, más buenas personas, prudentes, obedientes. Olvidándonos, por unos momentos, horas, días, de la jarana, la diversión, la bulla, la chulería.  

 

26. De acuerdo, Edward, el ‘yo’ es el pensamiento, es tiempo. ¿Puede, este pensamiento divisivo, cesar definitivamente? No puede. Porque el pensamiento, como la vida, es ingobernable. Por tanto, siempre estará en nosotros, el ‘yo’.

Hay otra explicación. Para que haya amor, hemos de ser vulnerables. ¿No es así? Y ser vulnerables, es perder, distraerse, es mirar hacia otro lado porque estamos aburridos. 

 

27. El amor, lo abarca todo. Y, todo quiere decir, todo. Sin exclusión, sin división. Por tanto, si excluimos lo de afuera y sólo miramos hacia dentro, estamos dividiéndonos de la realidad, que es la totalidad de todo lo que existe.

Un poco más. Cuando decimos: donde hay esfuerzo no hay amor. Eso es cierto, y no lo es. Pues, el amor abarca al esfuerzo, como a la ausencia de esfuerzo.

 

28. Todos los países que son estados soberanos, son nacionalismos. Si no, Beatriz, por qué habían de tener fronteras, sus instituciones y leyes inventadas, para defenderse de los demás países, vecinos cercanos o lejanos.  

 

29. Estando de acuerdo contigo, básicamente. He de decirte, que cuando participamos en las redes sociales, con comentarios, etc., estamos expuestos a las respuestas más maleducadas, agresivas, insultantes. Para hacernos daño.

Ahora bien, Beatriz, decirle a alguien lo que los otros creen que otro es, creo que no es adecuado prohibirlo. Por ejemplo, si uno es muy alto, o muy bajo, o moreno, rubio, o de derecha, de izquierda, de centro, facha, comunista. ¿Qué motivo vemos en nosotros para vernos ofendidos y lanzarnos contra la persona que nos ha dicho lo que él piensa?  

 

30. Sí eso es verdad. Solamente quería informar, de que desde el principio se puede empezar tanto por dentro, cómo por fuera. Por eso, José María, si tenemos amor, compasión, hagamos lo que hagamos, generaremos orden. Que no es mío ni tuyo ni de nadie. 

 

31. Puedes negar la evidencia, pero la realidad seguirá estando ahí. Existe el nacionalismo español, el portugués, el francés, el ruso, el de EEUU, el alemán, el inglés.

Tú, Beatriz, puedes decir que a ti eso no te afecta, que lo tuyo es la unidad de la humanidad. Pero, los gobiernos son todos nacionalistas, divisivos, generadores de conflicto, de violencia, guerra.

Para que, lo veas más claramente. Los que viven en un edificio, de apartamentos, generan unas necesidades que hay que atender: limpieza del patio de entrada, uso del ascensor, reparar lo que se rompe o deteriora. Y todo eso significa pagar una cuota de dinero. Y quiénes lo han de administrar.

¿Podemos desentendernos de estar al tanto de los que se encargan de la administración, por si hubiera alguna cosa inadecuada? Uno podría decir, yo no quiero molestarme con esas cosas tan nimias, tan poco importantes. Pues, sólo me interesa la unidad de la humanidad.

Dicho esto, es verdad que podrías dedicarte a la unidad de la humanidad. Pero, tendrías que ser muy honesta y no corrupta, tanto en tus obligaciones en tu edificio -pago, escuchar a los vecinos que te quieren informar al respecto de los problemas del edificio-, como en todo lo que pasa en el mundo e invertirle tu energía, tu tiempo. 

O sea, puede ser de las dos maneras. Pero, no dejando desatendida a ninguna de las dos posibilidades: la local y lo internacional.