Colaboraciones, 31-05-2013

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1. Conversación con una ex prostituta -después de siete años de actividad-.

 

Hola Lorena.

¿Solamente eso?

¿Va todo bien y tú y tus historias?

Si dices crees que bien. Eso quiere decir que todavía no lo sabes.

Y tus historias. Hoy te encuentro muy hembra.

Te veo suave, dulce, un tanto juguetona, seductora, sin decir pero diciendo.

Ayer escuché en un video que tú publicaste de una mujer de pelo corto. Y no puede ligar todo lo que decía, solamente algunas palabras. ¿Qué es lo que quería decir?

Pero, eso es un juego. Porque, todo lo que hemos sido es infinito. Entonces, querer ver capa a capa todo eso, sería tanto como querer ver las hojas de una cebolla que tiene infinitas capas.

Bien, vamos a ver, como hemos dicho todo lo que tenemos grabado en la memoria, las dichas, las lágrimas, lo bueno y lo malo, es inmensamente infinito por tanto nunca llegaremos a verlo todo. Entonces, el reto es verlo ahora en este instante todo lo que ha sido.

Verlo no como una película de video, sino ver toda la trama.

Porque, la trama ya sabemos qué es lo que es: tú me haces daño a mí, yo te hago daño a ti. Con todas las variedades de crueldad y de hacer terribles cosas.

Por tanto, es como si alguien dijera: yo antes de hablar con cualquiera voy a saber de qué será capaz de hacer y se lo voy a preguntar. Pero eso, no hace falta preguntarlo porque ya sabemos que según los retos él va actuar de una manera o de otra. Y eso es lo que hacemos todos, lo que nos pasa a todos.

Por tanto, todo lo que busquemos todo va ser una alucinación. Pues el pasado está muerto ni habla ni hace nada. Así que todo es una imaginación. Y por supuesto con drogas todo sería aún más divertido.

¿Solamente calmante? Y las alucinaciones, los brotes psicóticos, las paranoias, toda la locura que pueden generar.

Todas las drogas son destructivas. Pero las más fuertes sus efectos son devastadores.

El ser humano sin estar bebido y no drogado, ya es un peligro. Pues drogado o borracho entonces se convierte en una fiera ciega.

¿Te aburres, Lorena? Dime qué es lo que quieres.

Te veo deseosa, ida de lo que se supone que nos tendrá que interesar. Podemos hablar de otra cosa, lo que tú quieras. O lo dejamos.

De todo. Y de nada. Solamente hay que poner ganas y pasión.

Empieza.

Pero, ¿tú qué quieres?

Pero, ahora quieres hablar o quieres prepararte para ir a trabajar, poner orden en tu casa, etc.

Pero, ¿por qué?

Eso no es todo, Porque como tú dices hay un montón de personas. Tiene que haber algo más que la mayoría no tiene.

Creo que encuentras que soy incapaz de hacerte algún daño.

No se trata de hacer daño, sino del orden que uno transmite.

¿Tú tienes orden? El orden que empieza por tu casa, tu acción, en cada cosa que haces.

¿Has hecho ya las camas, tienes la casa limpia?

Ves porque notaba en ti algo sensual y erótico, porque estás en la cama.

La cama es lo que más calienta a alguien que vive sin pareja. Porque uno está completamente solo.

¿Y tú estás caliente?

¿Conmigo también?

¿Y cómo te las arreglas?

¿Solamente? ¿O piensas?

Pero la mente hay un momento en la noche que no es gobernable, ella va por su camino.

No, Lorena, si tienes orden, ese orden cuando la mente se pone caprichosa, no tiene más remedio que adaptaras a ese orden de la vigilia. Y al revés.

Yo no puedo ni quiero. Yo le doy un poco de libertad. Pero luego si no conviene, la detengo en seco.

Tal vez es que tú, o las mujeres como tú, sois más sensuales. Le dais mucha importancia al cuerpo, al sexo y todo eso.

¿Y tus maridos que te dejaron embarazada?

Pero sí bastantes coitos.

¿Y entonces, no te lo hacían bien? ¿Con cuántos lo has hecho? ¿Nadie te ha satisfecho?

¿Pero, por qué?

Y, ¿qué necesitas de un hombre para correrte?

No me lo creo. Creo que necesitas una hora o dos de sexo sin para por todos los sitios para tú reventar o que te revienten.

Una prostituta si no es con su chulo, no la aguanta nadie. Y a veces ni su chulo tampoco, y si la aguanta la maltrata y le pega.

Pues, ¿nadie te podía aguantar?

Una prostituta es una aspiradora muy potente. Y un hombre con una aspiradora así le tiemplan las piernas.

Y eso es lo que quieren ellas, rápido y otro.

Una felación no hay quien la aguante mucho.

Si tú quieres en un par de minutos, todo resulto.

Ahora, ¿alguien te molesta? ¿O haces algún trabajito?

Eso qué quiere decir, explícalo que no lo entiendo.

¿Tienes pretendientes virtuales, eso qué es?

¿Te muestras desnuda o te masturbas ante ellos?

¿Con una cámara filmando?

¿Mentalmente?

¿Digo que si no había cámara que grabara tu imagen como os excitabais?

¿Qué es la cámara del chat?

¿Y te pagaban por ello?

¿Pero tienes asco o no?

Porque la prostituta tiene que dar lo que no da ninguna mujer, todo, todo y todo.

¿Tú lo das>?

¿Si uno te pide que no pares, sigues, aunque estés medio dormida?

¿Y chuparla si te ahogas, paras o lloras?

¿Sexo oral, cuando te dicen que lames el culo, el pene, los testículos sin parar?

¿Hasta cuándo?

¿Tanto tiempo?

No me puedo creer que no te corrieras con un hombre en una hora. ¿Cómo lo aguantabas si no lo querías?

¿Y tú tragabas la mierda?

¿Te parece poca mierda si yo te follo a ti sin gustarme, si te tengo asco?

Pero hacer lo que no te gusta es mierda. Como comer lo que no te gusta es mierda. Como vivir donde no te gusta es muerda.

¿Cómo lo aguantaste? ¿Tú madre también lo fue?

Eso no es una excusa. Eso es mentira. Lo hacías porque eras ya una puta.

Nada sale de la pared. Todo tiene su energía que vosotros os gusta decir. Así que la que lo hace es porque lo quiere, le gusta follar, los penes, los hombres la enloquecen.

Vamos a aclararlo, Lorena. Una hija de una mujer que vive casi como una monja, ¿puede ser puta? ¿Una mujer que nunca ha tenido ese ambiente puede ser una mujer que pueda follar con veinte hombres en unos días?

¿Tú padre también te follaba?

Bueno, Lorena. Volvamos al orden. ¿No vas a trabajar?

Si no tienes orden volverás a ser prostituta. Por mí no hay ningún problema. Pero te lo digo por ti. Las prostitutas, etc., todas son porque su vida es el más completo desorden.

¿A que te gustaría ser mi puta preferida y vivir conmigo?

¿Sí o no?

No es posible porque yo no puedo vivir con una mujer y menos contigo. Lo siento.

No, no. Es verdad. Sabes porqué y volvemos al principio. Porque yo también soy una puta que me enamoro y me follo a todas.

Y todos somos iguales, los que lo hacen como los que no lo hacen. Porque en el fondo todos quieren hacerlo. Aunque su vida no está montada para hacerlo.

Porque, yo soy tan puta -me gustan tanto las mujeres- como tú a los hombres. Y te haría sufrir. Me acostaría contigo. Y luego me fallaría a tu amiga.

No ves que al ser como tú. Sé de qué vamos los dos. Y ni tú ni yo podemos tener una pareja estable.

NI tan siquiera podría vivir en tu casa.

Ni tú vivir en la mía. Porque te sacaría cuernos a todas horas.

Y tú me harías lo mismo a mí, como a cualquier otro.

En lo que te gusta a ti el pene fresco, el nuevo.

Pero cuando tendrías un problema conmigo, te sentirías sola. Y pasaría el vecino joven y guapo y te acostarías con él, delante de mí.

Lorena, yo te quiero. Pero no es por ti. Lo digo como si no fueras tú. Pero con una mujer como lo has sido tú no me fío.

Un momento, si yo soy un ladrón que ha robado muchos años, ¿te puedes fiar de mí? por mucho que te diga que no lo haré y no lo haré. Y si lo haces no hay ningún problema, solo es que no me fío.

Lorena, ¿qué vas a hacer, si me lo quieres decir?

Qué vas a hacer ahora. Estamos dos horas hablando.

¿Qué es alistarte, por favor es que no entiendo?

¿Tú qué quieres hacer?

¿Estás contenta, he?

¿Contenta, sí o no?

¿Me quieres?

¿Mucho o poco?

¿Hasta dónde?

¿De qué serías capaz de hacer por mí?

Yo quiero que seas feliz y que no te sientas desgraciada.

¿Paramos o no?

¿Tienes mucho que hacer, Lorena?

Si viviera ahí ya estaría a tu lado mirándote tu belleza, tu aroma, etc.

Pero tú sabes eso arreglarlo y una persona como yo también.

¿Por qué lo dices? ¿Me ves que te atosigo?

Pero volvamos al problema. Si estoy hablando contigo y entra una amiga tuya y me gusta me la follo delante de ti si ella quiere. Y, ¿tú qué harías?

No, no contestas. Si tú y yo ya hemos hecho proyectos para la tarde. Y llega tu vecina o amiga, ¿cómo puedo yo pasar de ti y quedarme con ella? ¿Comprendes que te haría daño?

¿Por qué dices mentiras?

Eso es mentira y tú lo sabes.

Es por esa manera de vivir que se genera tanta crueldad, que salen todas esas cosas como los gais, las prostitutas, los drogadictos. El orden de cuartel es malo pero un cierto orden es preciso.

Por eso, yo te estoy diciendo lo mismo, Lorena.

Lo peor, Lorena, en la vida es la traición.

No, no, no. Lo peor es hacer algún daño a alguien. Así que no teniendo a nadie no hay manera de hacerle ningún daño.

¿Qué quieres hacer ahora?

Dilo de corazón.

¿No tienes ganas de trabajar hoy?

¿Tienes miedo?

¿De ver a alguien de los de antiguo que te tirabas?

¿Cuál es?

Nada, Te decía que si tenías miedo, pero no tienes. Hasta otro momento.

¿Aunque veas a un viejo cliente tuyo?

¿Dónde trabajabas ahí o fuera de dónde vives?

Acabamos, pues, Lorena. Un fuerte abrazo.

Estás ahí Lorena, quiero decirte que cuando quieras me llamas.

Me escribes que yo lo veré cuando entre en el ordenador.

El teléfono sería muy caro. Y es escandaloso.

¿Por qué no te vas?

Yo no puedo dejar de escribirte. Por si te molesta que me vaya.

Vale, adiós.

¿Dónde vas al mercado?

¿Arroz con qué? Aquí hay mucho arroz.

¿Conoces la paella?

Pues arroz, con acelgas y un poco de carne. Lo sofríes con un nabo y tomate y en veinte minutos todo hecho.

 

Continuación, unos días después:

Hola Lorena.

¿Qué tal?

Ha sido muy variado. De todo lo de siempre.

¿No sé qué te gusta desayunar?

Pues yo desayuno algo más fuerte. Un buen bocadillo lleno de lo que sea.

No como carne.

Hace unos treinta años.

Creía que ya lo sabías.

¿Qué cuentas de nuevo?

¿Ahora mismo estás cocinando?

¿Ya te vas a la cama? ¿Qué hora es?

¿Y qué vas a hacer, si me permites que te pregunte?

¿Cómo te quedaste ayer después de tanto platicar?

Sí, fue muy interesante y provechosa.

Lo bonito de todas esas cosas es que llegan sin ningún guion preestablecido.

¿Ahora qué necesitas?

Pues, estás muy a gusto y limpia.

Cuando uno está bien, no necesita nada. El ego, el 'yo', no puede parar de operar, no se puede detener. Solamente se ha de comprender.

No es así, porque el 'yo' es el pensamiento, la mente global de la que todos participamos. Y de esa manera todo llega a todos, nadie se escapa. Hay quienes quieren escapar con métodos y prácticas, otros rezando, otros con el sexo, las drogas, viajando, trabajando, etc. Pero todo esto embota la mente, le quita la sensibilidad. Y al final, prosigue la desdicha de la vida superficial, vulgar, de la huida del dolor, con la búsqueda del placer.

No, Lorena, no digas que hemos de estar equilibrados, porque eso es otra idea, que genera deseo y por tanto sufrimiento. Solamente uno tiene que observar, ver y comprender.

Además, todo lo tienes que ver tú misma, porque no te puedes fiar no depender de nadie. Recuerda que yo soy tú y tú eres yo.

¿Qué vas hacer entonces? ¿Leer sin parar libros, escuchar lo que digan los que dicen que saben, los que están de moda, o serás tú la que lo tienes que ver?

Solamente libera el ver claramente algo. Si no vemos con claridad, porque estamos confusos, en desorden, no podremos generar nada nuevo, inmaculado, desacondicionado.

Pero, que no se quede en palabras. Lo tenemos que vivir.

Sin orden, llega la confusión. Es como cuando estás preparando una comida y no tuvieras orden. Saldría un caos, que no se lo podrían comer.

Lorena, voy a desayunar. Qué lo pases bien.

Ya hablaremos si tú quieres.

 

(Después de hora y media)

Hola Lorena, si quieres decir algo. Ahora tengo una hora libre.

¿Ya estás rendida al día, de sueño, de cansancio, de agotamiento tanto mental como físico?

¿Se te ha comido la lengua el gato?

Bueno si quieres descansar te dejo, ya hablaremos otro momento.

¿Entonces, lo dejamos para luego?

¿Ya estás en la cama?

¿Con el camisón, la ropa de dormir?

Entonces, quiere decir que no te tengo que molestar más. Hasta otra ocasión.

Pero, cuando uno está en la cama está en otra dimensión.

¿Es un portátil?

¿Qué es eso?

Es más manejable, porque lo puedes mover de un lugar a otro.

Pues que descanses, todo lo mejor que sea posible.

Te veo tristona.

¿Te sentó mal la plática de ayer?

Porque creo que removimos alguna raíz, nos conocimos más. Y conociste también más a los que ya concias.

¿Pero no te sentiste herida en nada?

Es que hay cosas en la vida que son de uno, por ejemplo, ser guerrillero, policía, ladrón, estafador, lo que tú hacías, etc., que es muy difícil de comprender, ponerse en la piel de ellos.

No digo que sea grave digo que es difícil de digerir, como uno que vive en la calle sin casa. No es que esté mal, es que es dificilísimo.

Bueno como te dije ayer, para ti esta tarde, creo que todo el éxito para soportarlo es del ambiente en que has crecido y educado. Otros a lo mejor se morirían si quisieran hacer eso que ciertas personas hacen.

Pero eso funciona para todos: un salvaje si lo pones en una oficina se moriría, un pobre si le dieran muchos negocios no lo llevaría bien y se perdería. Quiero decir que el condicionamiento es fundamental para soportar algo. En el polo norte soportan dormir en el hielo, pero los del sur no.

Te imaginas una niña, tontita, educada en colegio de monjas, si hiciera cosas como vender su cuerpo, ¿lo soportaría?

Pero ves más allá de las palabras. E interpreta el sentido real que tiene lo que te he dicho.

Te lo pondré de esta manera, una mujer de dieciocho años que empieza a vender su cuerpo, tú crees que su madre no lo captaría, su padre, etc. Y si no quisieran serían capaces de ir detrás de ella con tal que no siguiera en esa dinámica. Yo no lo soportaría, cuando vería a mi hija vomitaría la comida, lloraría todos los días, me volvería loco, pero ella también, y así no seguiría con esa manera de vivir.

No me digas, que tu padre y sus guarradas; y tu madre con las suyas, no te abrieron la puerta. Cada cosa que hacemos huele, es como los drogadictos cuando empiezan los padres, ¿no lo saben? Claro que lo saben, pero ellos no les molesta tanto como para rechazarlo. Con las prostitutas pasa lo mismo, cuando una lo es huele, y todo el mundo lo sabe, y en su casa si lo consienten es porque no es tan horrible para intentar solucionarlo.

No, no, tu padre cuando te obligó a hacer esas guarradas ya estaba en el ámbito de ese mundo del sexo desbocado, que lleva a la prostitución. Y su tu madre también lo fue. ¿Qué cabía esperar de una persona como tú y tus problemas que acabar de prostituta?

Aunque no es una ley infalible, se dice: hijos de gatos, gatitos. Y no pasa nada, pero verlo es muy importante.

¿Acabamos, Lorena? ¿O quieres alguna cosa?

Las sacas a la luz conmigo. Porque eso no es cosa de hablarlo con cualquiera porque estás muy débil y alguien te podría enredar y volver amargar.

Voy a volverlo a explicar: si tú tal y como eres, te fueras a vivir con unos que comen carne humana, ¿cómo lo soportarías? El ejemplo no es lo mismo, pero es parecido, o como uno que va siempre con zapatos, quitárselos para que vaya descalzado.

Piensa en lo de ir descalzo.

Pues, en ese ámbito estamos todos. Soportamos lo que podemos soportar.

Cada uno hace lo que come.

Si uno come el vestido que todos llevan, ella lo llevará. Si en su casa hay silencio y orden, a esa persona que ha nacido allí le molestará la algarabía, los gritos, las peleas. Ese es el trasfondo del drama de la vida.

Pero, eso no es emitir un juicio moral. Es describirlo como se describen las curvas de una carretera que tiene mucho peligro.

No sólo la demanda. Si las mujeres tuvieran la dignidad, la inteligencia suficiente para darse cuenta que penetrarla millones de vecen, eso es macabro, si se dieran cuenta de toda la mierda que les echan sus clientes, sucios o no tan sucios, no lo harían. En realidad, es un problema de educación verdadera, de instrucción para saber lo que hay que hacer.

Por algo, las prostitutas también tienen todos los vicios, que no los quiero ni enumerar.

No me refiero a nada en concreto. Digo que eso degenera el trato entre las personas. Y como el placer también se desgasta, han de hacer cosas indecibles para proseguir con esa falsa seguridad del placer.

No hablo de ti en concreto. Cuando uno vive en un ambiente cualquiera es porque lo puede soportar, porque culturalmente tiene algún nexo con eso. Y por tanto, allí de una manera o de otra tiene sus colegas, amigos, los que nos ayudaran, como pasa con nosotros ahora, etc.

Por tanto, paramos. Veo que nos hemos desconectado.

Si veo que no tiras, como si no pudiera menearte. Te decía que el placer de vivir en un ambiente, es lo que nos hace que traguemos no lo que nadie que no está ahí dentro ni se podría imaginar por lo que pasamos.

Un momento, Lorena. Creo que deberías de ir más allá de eso que fuiste y que cuando hablo lo miraras como algo que les pasa a todos, pero a cada uno en su rango, o ámbito donde vive.

Si no seguirás poseída por ese personaje que fuiste.

No se trata de un camino, una práctica, un método. Se trata de verlo ahora. Y estar libre por siempre de ese personaje, que no es ni más ni menos que el pasado, algo muerto. Siempre la comprensión es ahora.

¿De qué se escandalizarían? Cada uno que se las arregle como pueda. El que no pueda ver, ese es su destino.

El que no ve que dos y dos hacen cuatro, ¿qué se puede hacer? ¿El que es un facha, o un rojo comunista, y no van más allá, qué podemos hacer?

Por tanto, tú que lo ves has de mirar hacia tu historia que no es otra que la del presente, siempre cambiante, nuevo, fresco, ágil, lleno de belleza y de gozo.

No lo repitas tanto, porque entrarás en un bucle del que no podrás salir. Vive lo que te he dicho si puedes. Y si no puedes, volveremos a intentarlo. Pero no repitas tanto eso que es una autocompasión. Sé que eso es fruto de tu debilidad, porque es como si hubieras hecho un viaje de veinte años y estás un poco alucinada con todo lo que te ha pasado. Pero, ponle fin y hablemos siempre del presente, si ello puede ser.

Y el presente como es libre dice: pongamos orden que es lo mejor para todos. Y el orden para Lorena es: ¿Vas a dormir de noche o de día?

Buenas noches, Lorena.