15. El tiempo

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

 

Lo negativo del tiempo cronológico, el del reloj, es que estamos atrapados por los pensamientos. Es decir, los pensamientos necesitan tiempo, ya que los tenemos que analizar e investigar, y mientras tanto el reto nos está pidiendo su urgencia, su necesidad. Si vamos por la calle y la persona que va delante de nosotros, tropieza y cae al suelo, ¿podremos empezar a discutir e investigar para ver quién es el que tiene que ayudar a la persona que está en el suelo -o tú, o yo-? Te das cuenta, de lo que está implicado en el tiempo. Y esa actitud, es la que tienen los políticos, los burócratas, los maestros y los gurús, los hombres llamados santos. Ellos dicen, con el tiempo podremos llegar a conseguir la felicidad, la justicia, la igualdad. Pero, con el tiempo eso no llega. Y es porque, no se dan cuenta que el tiempo es una trampa, es una ilusión. Porque, cuando llega el plazo fijado para conseguir eso que había sido proyectado, ese proyecto no llega.

Los gurús y los maestros, dicen: con este método, con esta práctica, si los respetas y ejercitas, conseguirás la liberación, conseguirás la quietud. Pero, el tiempo es un engaño; y eso prometido no llega. Un maestro, honrado, no-corrupto, que tenía varios seguidores-discípulos, le visitaban de vez en cuando para recibir su sabiduría; cuando llegó uno de ellos, y pidió permiso al ayudante para poder visitarle, cuando entró, el maestro le preguntó: “Ya lo tienes todo claro?¿Qué es la vida?”, el discípulo-seguidor empezó a dudar, a ponerse nervioso, y el maestro, que instantáneamente lo percibió, le dijo: “Márchate y cuando lo tengas claro, vienes y hablaremos”. Al cabo de un tiempo, volvió el seguidor y entró a ver al maestro, que le preguntó: “¿Ya has captado la realidad? ¿Qué es la vida, la verdad?”. Y el seguidor, empezó a no saber que decir. Cuando de repente, el maestro dio una palmada en la mesa y dijo: “Esto es, la verdad y la vida. Vete y vuelve cuando quieras”.

Así nos pasa a nosotros, ante la urgencia del reto dudamos, nos paralizamos, nos demoramos. Y eso es, porque no estamos enteros y completos, tenemos la mente llena de opiniones, compromisos y actividad sin descanso. Porque, para ser enteros y completos, hemos de tener en nosotros el vacío, la nada, lo intemporal. Y eso nos hará ligeros, ágiles, sin huir; porque nada más seremos, seres humanos, que viven lo que la vida nos ofrece.

Para acabar, el tiempo es adecuado, es necesario, para aprender a manejar una máquina, para aprender un oficio, para crecer físicamente, para ir de aquí hasta allá. Pero, en el ámbito psicológico, en el mental, cuando salimos del área convencional y superficial, es un impedimento.